Bienvenido a Alcaracejos

Al cruzar el Puerto del Calatraveño, entrada natural a Los Pedroches por el sur, y tras cruzar paisajes marcados por los ríos Cuzna y Guadalbarbo, el viajero se encuentra con Alcaracejos. Vigilado por la Chimorra, el lugar está marcado por el granito y la cal de sus calles y por las dos importantes carreteras que crucifican al municipio y le dan un carácter singular. Sus habitantes tienen marcada en el calendario la fecha de la Romería de la Virgen de Guía, su fiesta mayor, con una hermandad que conserva un antiguo rito militar.

Alcaracejos disfruta de los cuatro paísajes típicos de Los Pedroches: zonas de cultivo de cereal, olivar, dehesas ganaderas y monte mediterráneo, por lo que tiene amplios recursos naturales y cinegéticos. Tiene una importante herencia árabe con un importante conjunto de molinos en los cursos fluviales cercanos al municipio.

Las viviendas tradicionales del pueblo están marcadas por los dinteles graníticos, y las fachadas de estas casas se usan como decorados en la representación del tradicional Auto Sacramental de los Coloquios de la Infancia de Jesús. Entre los edificios a destacar, tenemos la Parroquia de San Andrés o las ermitas de la Magdalena o de San Sebastían. También es de interés el Museo de la Matanza, lugar donde encontrar los útiles más antiguos relacionados con las tradiciones culinarias de Los Pedroches.

Recursos Turísticos de Alcaracejos