Bienvenido a Conquista

Histórica parada del Camino de la Plata, Conquista se levanta en un entorno marcado por el silencio y la tranquilidad. Con calles limpias y blancas, el granito protagoniza los dinteles de sus casas en un lugar rodeado de una espesa y frondosa dehesa de encinas por donde pasean rebaños de reses y cerdos.

 

Las fiestas patronales de Santa Ana, con sus típicos encierros y la lidia de novillos, son los días grandes de un municipio que tuvo su origen en los siglos bajo-medievales, en torno a unas ventas destinadas a proteger de los salteadores a los viajeros que transitaban por el Camino de la Plata. El nacimiento de Conquista queda reflejado en el libro Vida del escudero Marcos de Obregón, de Vicente Espinel.

 

El municipio alcanzó su esplendor a finales del siglo XIX y principios del XX gracias a las explotaciones mineras y la llegada del ferrocarril. Al nacer en torno al Camino de la Plata, la población se dispone en torno a una calle principal sobre el que se asientan sus características casas.

 

Entre sus construcciones más singulares destaca la Parroquia de Santa Ana, construida sobre una antigua edificación del siglo XVI. En la actualidad, consta de tres naves separadas por pilares con arcos de medio punto y cuenta en su interior con un interesante retablo de madera tallada y dorada que procede de la iglesia cordobesa de San Basilio.