Bienvenido a El Guijo

Importantes vestigios arqueológicos en el cerro de Majadaiglesia descubren un poblamiento que ya daba vida a las tierras de El Guijo en el primer milenio antes de Cristo. Pasear por sus calles significa conocer la tranquilidad de sus gentes, siempre hospitalarias, que viven sus días grandes en las fiestas de la Virgen de las Cruces, de San Pedro y Santa Ana.

 

Tras la Reconquista cristiana, El Guijo pasó a depender del Señorío de Santa Eufemia, y se convirtió en un punto de gran importancia al ser puerta de entrada a Córdoba para un gran número de pastores y rebaños de trashumancia. Y es que, dentro del pueblo, se bifurcan la Cañada Real Soriana y de la Mesta, una hacia Extremadura y otra para adentrarse en Andalucía.

 

Entre los edificios destacados tenemos la Ermita de la Virgen de las Cruces, donde podemos encontrar un baptisterio paleo-cristiano que muestra el origen sagrado del lugar desde la antigüedad. Situada cerca del más importante yacimiento arqueológico de Los Pedroches, la ermita cuenta con una portada principal muy remarcada en la existencia de un pórtico sobre columnas.

 

No podemos olvidar la Parroquia de Santa Ana, edificada en el siglo XVI y construida con gran sencillez. En su fachada destacan los voluminosos contrafuertes que enmarcan y delimitan su portada más vistosa.