Bienvenido a Fuente la Lancha

Este pequeño pueblo, situado en la ruta que separa Villanueva del Duque e Hinojosa del Duque, es posada de la inquieta Virgen de Guía. En primavera celebran su fiesta grande durante su romería, marcada por las tradiciones y las degustaciones del vino de pitarra y las morcillas lanchegas.

La fuerte explosión demográfica que vivieron Los Pedroches en el siglo XV fue el origen al nacimiento de Fuente La Lancha. En sus primeros tiempos estuvo vinculado al Condado de Belalcázar y, siglos más tarde, fue aldea de Hinojosa hasta 1820, año en el que consiguió el título de villa.

Entre sus edificios destaca la iglesia de Santa Catalina, enclavada en la Plaza Sotomayor y Zúñiga, que fue construida en las primeras décadas del siglo XVI. Su interior está marcado por el empleo de arcos transversales que dotan de mayor capacidad al templo. En la misma plaza se encuentra la antigua Venta de los Duques de Béjar.

El origen de su nombre puede proceder del nombre dado a las piedras de granito de forma plana que afloran a la superficie. De pequeña dimensión, las blancas fachadas de sus casas, que cuentan con granito en sus jambas y dinteles, dan una serie de características propias a Fuente la Lancha, en cuyas cercanías, según cuenta la leyenda, tenía su guarida el famoso bandolero Juan Palomo.