Bienvenido a Santa Eufemia

El Castillo de Miramontes, antigua fortaleza musulmana, vigila Santa Eufemia, Los Pedroches y Extremadura. Fue villa de realengo y su trayectoria está marcada por un Señorío que se afanó en conquistar el norte de la provincia de Córdoba. Los restos de la muralla y sus torreones guardan una historia centenaria en sus blancas calles.

Su situación geográfica ha hecho de Santa Eufemia la puerta de entrada natural de Los Pedroches. Además, su posición geográfica le ha otorgado siempre una gran posición estratégica que fue aprovechada durante la época árabe. Su recinto amurallado es una clara muestra del pasado militar y fronterizo de la Villa, mientras su castillo fue una pieza clave como puesto de vigilancia en el camino que unía Córdoba con Toledo.

En 1243 pasó a manos cristianas, pasando a depender del Concejo de Córdoba hasta que fue donada como señorío a Hernando Díaz Carrillo. El carácter expansionista de los distintos señores de Santa Eufemia condujo a múltiples enfrentamientos con la Casa Condal de Belalcázar o las Siete Villas de Los Pedroches.

Santa Eufemia está rodeada de un medio natural de los más ricos de Los Pedroches, debido especialmente a la existencia de un gran número de especies cinegéticas que buscan su lugar en uno de los rincones más agrestes de la sierra. Un maravilloso paraje de bosque mediterráneo donde sobrevuela el águila real y el buitre, mientras en las aguas del cercano río Guadalmez, frontera natural de la provincia, todavía juguetean las nutrias.